Inicio / Ensayo de corrosión

Ensayo de corrosión


 

La corrosión se infiltra en los recubrimientos y ataca los productos. Con el fin de reducir estos efectos negativos y costosos, ERICHSEN ofrece una amplia gama de equipos de ensayo. Tarde o temprano, casi todos los materiales resultan afectados por la corrosión, y son muy pocos los que pueden resistirla durante mucho tiempo (un ejemplo son los metales nobles). La lluvia ácida, los gases de escape y otros factores causados por el ser humano contribuyen a hacer que los valores resulten transitorios.

Los efectos agresivos de la humedad, los ácidos, las lejías y los gases se hacen notar, sobre todo, en los metales que son propensos a la corrosión. Los cordones de soldadura, los remaches y las atornilladuras de diversos metales provocan una reacción electrolítica que contribuye a la corrosión química. En los plásticos, la corrosión se produce, entre otras causas, por la disolución de los plastificantes. La radiación UV, el calor y la absorción de sustancias extrañas aceleran estos efectos. Aunque los plásticos no generan herrumbre, la corrosión provoca en ellos agrietamiento, reblandecimiento, fragilidad y alteración del color. Un modo de intentar ralentizar o detener la corrosión es el recubrimiento o el tratamiento galvánico. Los equipos para ensayos de corrosión ERICHSEN consiguen que la corrosión sea "medible". Ensayos tales como el test con agua de condensación o el test con niebla salina constituyen la base para determinar la corrosión de las superficies.