Porosidad


Las propiedades anticorrosivas de los recubrimientos dependen no solo de la idoneidad anticorrosiva de sus respectivas fórmulas, sino también de que las películas aplicadas sean lo más cerradas posible. Basta con que explote una burbuja de aire en la película de recubrimiento para que, si el material no tiene las características adecuadas, surja lo que se conoce como un "poro". Eso provoca, a su vez, que la superficie que se busca proteger quede más expuesta a las influencias dañinas.

Producto de ejemplo:

Localizador de poros PorTest 7

Los modernos localizadores de poros aprovechan la conductividad eléctrica del sustrato. Partiendo de este, la corriente eléctrica atraviesa los poros presentes en el material de recubrimiento hasta "golpear" la sonda del localizador, que mide dicha corriente.